Blog de Alfondoalaizquierda

Blog personal

Noticias y comentarios personales

El efecto mariposa

Escrito por Alfondoalaizquierda 30-12-2014 en poesía. Comentarios (0)

Que te hayas ido no es el peor de mis males. Lo realmente jodido es aprender a no esperarte. Y comer solo viendo las noticias, que no le suben a uno la moral precisamente,  y ver cómo a un huracán en la otra punta del mundo le han puesto tu nombre. 

Qué curioso. Y qué putada. 

Tú sigues batiendo tus alas en mi pecho.

El "efecto mariposa"  lo llaman.

"Qué hijo de puta", pensarán los que construyeron sus casas de madera por aquellas latitudes. 

 Eres el desastre natural con las mejores piernas que he visto en mi vida. 

Por eso te observé mientras te ibas, hasta que doblaste la esquina, por ver el contoneo simétrico de tu culo en despedida. 

Ahora duermo sólo, y poco. Bebo mucho. Sueño nada.  Estoy intentando dejar de fumar. A ratos. 

Y escribo. A ratos también. 

Y salgo a veces a la calle, sobre todo de noche, a perder la poca dignidad que me queda por los bares. 

Y vuelvo a casa borracho, como casi siempre. 

Vuelvo y miro esa foto en la que sonrío, (creo que sólo tengo dos) mientras te miro. 

Y la vuelvo a mirar. Y escribo. Y me miro dentro y no me encuentro;

Te miro, frustrado, cómo el padre de clase media que mira un traje caro y elegante a través de un escaparate. 

Te veo imposible;


Al principio fue el caos. 

Al final también. 

En medio, 

sólo tú.

Ella es otoño.

Escrito por Alfondoalaizquierda 29-12-2014 en poesía. Comentarios (0)

La primavera queda muy bien en los poemas. 

Pero yo siempre fui alérgico a las flores de un día. 

Y a las avispas. 

Y a los amores que se marchitan justo después de correrte.

Ella es otoño, con su mirada de hojas secas.  Y el viento del olvido no tiene cojones de arrastrarlas a ningún rincón de mi mente. 

Me pregunta que porqué me empeño en quemar mis abriles en su octubre, y no entiende que yo no quiero un amor de esos que salen en las películas. Es algo mucho más sencillo:

no me gustan los perros y quiero bajar a sacarlo con ella.

Y dar paseos absurdos.

Y beber cerveza. 

Y tocarle las tetas en un descuido. 

Escuchar como me dice a su manera que no le gustan mis versos de mierda. 

No quiero uno de esos amores esclavos de la hipoteca.

Quiero fregar los platos con ella. 

Y cocinar semidesnudos.

Y follar encima de la mesa. 

Quiero ponerme cachondo cuando ella me diga que no puede estar con un poeta. 

Quiero el tesoro que guarda entre sus piernas. 

Quiero una eternidad y media. 

Siempre con ella, 

por supuesto.  

La rutina de la derrota. ¿O al revés?

Escrito por Alfondoalaizquierda 28-12-2014 en poesía. Comentarios (0)

Me gusta perder el tiempo

y encontrarte al final. Me gustan los finales. Y los bares. Me gustan hasta los domingos por la tarde.

Contigo.

Siento predilección por los perdedores porque me siento uno de ellos.

La derrota se convierte en rutina si estás acostumbrado a fracasar.

Tengo los pies en la tierra y las manos en el barro. Y la cabeza en las nubes. Y los bolsillos llenos de agujeros. 

Y, a veces, sueños.

Pero sé de lo que hablo cuando lo hago. 

Y más aún cuando me callo. O cuando tomo el pulso de tu vida con los labios.

Sé correr, pero no me gusta hacerlo si no es hacia ti. 

Si tú quieres te explico la diferencia entre correr y huir. 

Entre matar y morir.

Si quieres vemos llover desde mi habitación. Y follamos. Otra vez. 

Y dibujamos corazones con los dedos en los cristales empañados.

Podemos corrernos juntos y reírnos después de la sincronía del momento. 

Podemos hacer lo que queramos.  

Porque si tú quieres, 

yo quiero.

Siempre. 

Soy yo.

Escrito por Alfondoalaizquierda 28-12-2014 en poesía. Comentarios (0)

Tengo muy pocos filtros a la hora de hablar. De follar. De escribir;

Ponerle grilletes a la conciencia no es vivir, es algo muy diferente.

Igual es que entiendo la vida de otra manera, o que vosotros no tenéis ni puta idea; Si alguna vez pierdo la cabeza será entre unas piernas.

El futuro es sólo una puerta y, en mi caso, el corazón gana a la razón casi todas las guerras internas; y sí, yo soy el que se las cierra.

Quiero morir a mi manera. Tomando malas decisiones y siendo consecuente con ellas. Soplando en un ojo al viento si es necesario. 

No miento.

Quiero comerte el coño, por supuesto. 

Tocarte el alma desde dentro. 

Porque yo sólo estoy en mi elemento si estoy dentro de tu cuerpo.

Sin filtros.

Escrito por Alfondoalaizquierda 28-12-2014 en poesía. Comentarios (0)