Blog de Alfondoalaizquierda

La teoría del caos

Es impredecible como la voracidad del fuego

la teoría del caos

o

el tiempo en Murcia.

Nunca se pone el sol en el imperio de su espina dorsal.

Tiene un invernadero de tonos morados bajo la piel 

y un nido de gigantes con pies de barro en el vientre del amor propio. 

Tiene unos ojos preciosos cuando me mira

y precisos cuando apuntan 

y la mirada perdida en el vacío de los corazones que se han cansado de vivir cuesta arriba y latir

siempre

a destiempo. 


Tiene un imán para los casos perdidos,

 un calendario en el que sólo marca los días bisiestos que llueve y una ventana sin cortinas que da de lleno a un patio de sombras chinescas.


Sube cuando tiene que bajar,

resoplan las tapas de alcantarilla a su paso

y busca puentes porque se siente en casa en tierra de nadie. 

Ella casi nunca pide permiso

y cada vez que sale de dudas 

se deja la puerta abierta.

En su pecho reciben correspondencia las flores de un día 

y vamos a morir las aves de paso. 

Cuando no sabe dónde ir

sopla

y deja que el viento haga el resto. 

Cuando se queda quieta, sonríe, porque sabe que el mundo gira y es por algo. 

Cuando sale a buscar problemas

sólo camina 

porque sabe donde encontrarme.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: