Blog de Alfondoalaizquierda

Rabia

A veces escribo sólo porque no tengo otra cosa que hacer.  Y eso me aterroriza.

Es como llegar al bar de siempre y que el camarero te ponga la cerveza sin preguntar. 

Hay un breve momento de felicidad antes de la aplastante certeza de la cotidianidad;

La rutina lleva a la tristeza, y esta a la depresión. 

Y la depresión a buscar en los bares lo que la vida no te da.

Y bebes. Y escribes.

Y vuelves a empezar, sumido en un bucle de redundancia más etílica que artística. 

Sin talento, pero con mucha rabia 

escribes a la nostalgia, a tu "yo" de antes. 

A las cosas que hacías, a los polvos que echabas.

A Ella

cuando con suerte dormía en tu cama.

Al final todo se reduce a no morir en batallas diarias de una guerra que durará más que tú, es sólo sobrevivir a la monotonía buscando cualquier sobresalto:

amores imposibles, drogas, golpes, sexo a contrarreloj.

Salidas de emergencia, básicamente. 

Cualquier cosa que te saque del eje longitudinal de la calzada y alcance un pico histórico de adrenalina en la gráfica de barras de los días. 

Yo ya me he acostumbrado:

si todo no fuera tan deprimente, tan gris, el color no tendría sentido.

Se diluiría como un azucarillo la definición más pura de lo absolutamente extraordinario;

No pienso cambiar ahora los parámetros básicos de mi vida, soy un animal de malas costumbres.

Y escribir poemas tristes es una de ellas.

Llevo cincelado con tinta en mi brazo izquierdo amor, paz, futuro, libertad y revolución

para no olvidar que aun sabiéndome esclavo de todo lo que todavía no he dicho, este cuerpo con los pies enraizados en el suelo siempre aspiró a ser pájaro;


La buena o la mala vida es sólo una cuestión relativa. 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: