Blog de Alfondoalaizquierda

Huida a ninguna parte.

Sólo quiero que me mires en bragas mientras escribo. O que no me dejes hacerlo. 

Y fumar un cigarrillo en la ventana odiando sin motivo a la gente que pasa. 

Ya sabes: somos más de verde botella que de verde esperanza.

Quiero prepararte la cena sólo si me dices con el pie por debajo de la mesa que tú serás el postre. 

Y que te muerdas los labios sin callarte ningún gemido.

Quiero sudor. Uñas. Ruido. 

Que nos señalen con el dedo los vecinos. 

Quiero acariciarte por dentro y subir al cielo a trompicones antes de llegar al sexto. 

Ver morir sueños contigo en una cama de noventa e imaginar mundos paralelos en los que el centro del multiverso siempre es tu habitación. 

Quiero que me grites al oído todos los silencios que te debo y que me digas que no, que "El Principito" no es ningún cuento. 

Sincronizar la torpeza de mis latidos con las revoluciones dérmicas que se alzan  en tu pecho;

Puños cerrados. Huidas a ninguna parte.  

Resacas. Hambre. 

Sordidez a media luz.

Quiero el amor sucio e incorrecto que sólo puede amparar una sociedad decadente

y vivir en las antípodas de todo lo moralmente aceptable. 

Quiero un amor que escriba sonetos y que baile al son de la música paupérrima de los estómagos vacíos. 

Quiero. No.

Necesito unos ojos que me miren a pecho descubierto, valientes, sabiendo que la vida es sólo la más absoluta oscuridad delimitada por espejos. 


Y comerte el coño, por supuesto.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: