Blog de Alfondoalaizquierda

Refugio

Anoche había un sol frio eternizándose en tu espalda. 

Un mar de certezas inundando el hueco exacto entre mi espada y tu pared

y como una valla publicitaria tu luz, iluminando los dos metros cuadrados de salón donde yo compraría cualquier cosa o argumento que quisieran venderme tus labios. 

Anoche que tus pupilas eran la inspiración del mismísimo otoño 

y tu pelo vida simbiótica con el viento

y no había más Dios que la palabra escrita

ni más revolución que la que se alza en tu coño.

Anoche escondí un planeta minúsculo en tu cama para regarlo con sudor y verlo crecer en libertad.

Dejé la llave de la puerta de tu pecho escondida bajo el felpudo de mis recuerdos, porque sé que querré volver si algún día se me ocurre marcharme.

Ya ves: tu mirada se ha convertido en el hogar de mi alma,

en el as que guardo en mi manga 

y no conozco un lugar mejor al que volver que el mundo después de follar contigo;


Anoche sigue siendo ayer,

y ayer me sobraba todo 

lo que hoy me faltas

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: