Blog de Alfondoalaizquierda

El efecto mariposa

Que te hayas ido no es el peor de mis males. Lo realmente jodido es aprender a no esperarte. Y comer solo viendo las noticias, que no le suben a uno la moral precisamente,  y ver cómo a un huracán en la otra punta del mundo le han puesto tu nombre. 

Qué curioso. Y qué putada. 

Tú sigues batiendo tus alas en mi pecho.

El "efecto mariposa"  lo llaman.

"Qué hijo de puta", pensarán los que construyeron sus casas de madera por aquellas latitudes. 

 Eres el desastre natural con las mejores piernas que he visto en mi vida. 

Por eso te observé mientras te ibas, hasta que doblaste la esquina, por ver el contoneo simétrico de tu culo en despedida. 

Ahora duermo sólo, y poco. Bebo mucho. Sueño nada.  Estoy intentando dejar de fumar. A ratos. 

Y escribo. A ratos también. 

Y salgo a veces a la calle, sobre todo de noche, a perder la poca dignidad que me queda por los bares. 

Y vuelvo a casa borracho, como casi siempre. 

Vuelvo y miro esa foto en la que sonrío, (creo que sólo tengo dos) mientras te miro. 

Y la vuelvo a mirar. Y escribo. Y me miro dentro y no me encuentro;

Te miro, frustrado, cómo el padre de clase media que mira un traje caro y elegante a través de un escaparate. 

Te veo imposible;


Al principio fue el caos. 

Al final también. 

En medio, 

sólo tú.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: