Blog de Alfondoalaizquierda

Ella es otoño.

La primavera queda muy bien en los poemas. 

Pero yo siempre fui alérgico a las flores de un día. 

Y a las avispas. 

Y a los amores que se marchitan justo después de correrte.

Ella es otoño, con su mirada de hojas secas.  Y el viento del olvido no tiene cojones de arrastrarlas a ningún rincón de mi mente. 

Me pregunta que porqué me empeño en quemar mis abriles en su octubre, y no entiende que yo no quiero un amor de esos que salen en las películas. Es algo mucho más sencillo:

no me gustan los perros y quiero bajar a sacarlo con ella.

Y dar paseos absurdos.

Y beber cerveza. 

Y tocarle las tetas en un descuido. 

Escuchar como me dice a su manera que no le gustan mis versos de mierda. 

No quiero uno de esos amores esclavos de la hipoteca.

Quiero fregar los platos con ella. 

Y cocinar semidesnudos.

Y follar encima de la mesa. 

Quiero ponerme cachondo cuando ella me diga que no puede estar con un poeta. 

Quiero el tesoro que guarda entre sus piernas. 

Quiero una eternidad y media. 

Siempre con ella, 

por supuesto.  

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: